Katowice, Polonia

Del 3 al 14 de diciembre 2018

“…..Tenemos que hablar claro, ustedes solo discuten de crecimiento económico, con las mismas malas ideas que nos han metido en este desastre, cuando lo único sensato es tirar del freno de emergencia; y si las soluciones dentro del sistema son imposibles de encontrar, quizá deberíamos cambiar el propio sistema. Hasta que no empiecen a focalizarse en lo que es necesario hacer, en vez de lo que es políticamente posible, no habrá esperanza; solo es posible solucionar una crisis, tratándola como una crisis. Necesitamos mantener los combustibles fósiles en el suelo. No hemos venido aquí, para rogar a los líderes mundiales que se preocupen, nos han ignorado en el pasado y nos ignoraran otra vez; se han quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo….” Con estas extraordinarias palabras de una niña sueca de 15 años, activista por la justicia climática y el planeta vivo, comenzó la 24 Conferencia de las Partes, celebrada en Katowice Polonia, los días 3 al 14 de diciembre de 2018, en virtud a la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC por sus siglas en inglés).

Previo al evento, en octubre del mismo año, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el

Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), cuya misión es la de proveer evaluaciones científicas exhaustivas sobre los riesgos de cambio climático provocados por la actividad humana, en una lógica de guiar el centro del debate, presentó su Reporte Especial: Calentamiento Global de 1.5ºC., el cual examinó más de 6.000 estudios y expone de manera contundente las consecuencias sin precedentes ocurridas en todo el mundo durante la última década, en torno a incendios forestales, tormentas, sequías, blanqueamiento de corales, olas de calor e inundaciones, con 1 solo grado centígrado de calentamiento global y que sus efectos serán catastróficas si la temperatura del planeta se incrementa a 1.5 grados centígrados y aún peor 2.

El documento hace conocer que en solo 11 años se podrían alcanzar los 2 grados centígrados y casi seguro dentro de 20 años, sino se toman soluciones radicalmente estructurales como añadir 1 millón de hectáreas de bosques al 2050, reducir en un 50% el empleo de combustible fósiles en menos de 15 años y eliminar su uso casi por completo en 30 años, convertir en cultivos de bioenergía 700 millones de hectáreas de tierra, convertir la industriapetroquímica en una industria química verde, la industria pesada emplee fuentes de energía de carbono neutro, entre otros. Y que si aún se lograra lo anterior, solo se retrasaría el incremento de 2 grados centígrados, ya que las emisiones antropogénicas desde el período preindustrial hasta el presente persistirán durante siglos hasta milenios y continuaran causando más cambios a largo plazo en el sistema climático.

Aun a pesar del escalofriante Reporte, la Cumbre Climática, terminó un día después de lo previsto, debido a la falta de consensos en el reglamento para implementar el Acuerdo de París – COP21 de 2015, toda vez que se esperaba de las partes un firme compromiso, para monitorear las obligaciones de reducción de gases de efecto invernadero y la urgencia de actuar de forma contundente ante el alza de la temperatura global.

Dicho de otro modo, la COP24 ha demostrado que vamos en contra sentido al Acuerdo de París, de mantener el aumento de la temperatura en este siglo por debajo de 2 grados centígrados y perseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados sobre los niveles preindustriales, limitándose su Declaración a “invitar a las partes a hacer uso de las informaciones contenidas en el informe”, toda vez que un grupo de países no pudieron “acoger favorablemente” el Reporte del IPCC, entre ellos Estados Unidos, Rusia, China y los países Árabes.

No obstante, la COP24 fijó las reglas sobre cómo verificar que estas metas se cumplan a partir de 2024, siguiendo las directrices del IPCC. Cada dos años, los países presentarán un informe detallando sus acciones climáticas, que serán evaluadas por expertos, pero sin tener la posibilidad de sanciones.

Cada cinco años, a partir de 2023, los países harán un “balance mundial” de sus esfuerzos colectivos para lograr el objetivo de limitar la temperatura global. En todos estos casos, se acordará una flexibilidad a los países menos avanzados y a los Estados insulares, en función de sus capacidades.

Sobre financiamiento, el Acuerdo de París prevé que los países desarrollados ayuden financieramente a los países en desarrollo a reducir sus emisiones y adaptarse a los impactos del cambio climático. La COP24 insistió en la necesidad de que esta financiación sea “previsible” e invitó a los países ricos a elaborar un informe sobre esta, cada dos años a partir de 2020. Asimismo, como un dato no menor, se dejó constancia de que el acceso a estos recursos es complejo y toma bastante tiempo, en contrasentido con el informe del IPCC y la urgencia con la que tenemos que actuar.

Al cierre de la COP24 más de 160 países habían presentado sus Contribuciones Previstas Determinadas Nacionalmente (INDCs por sus siglas en inglés) y el resto deberá hacerlo al 2020. Cada cinco años, estos serán actualizados.

Por último, en el comunicado final de la ONU podemos leer: “Los gobiernos han adoptado un robusto conjunto de directrices para aplicar el histórico Acuerdo de París sobre el cambio climático que fue aprobado en 2015. La aplicación del acuerdo beneficiará a todas las personas, pero especialmente a las más vulnerables. Se ha acordado el Paquete de Katowice para el clima, que está diseñado para hacer operativo el régimen de cambio climático contenido en el Acuerdo de París.

Bajo los auspicios de la secretaría de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, este paquete de directrices promoverá la cooperación internacional y provocará una mayor ambición en la acción climática. Sin embargo, en el comunicado se reconoce que: “Desafortunadamente, al final, no se han superado las diferencias”.

Una ONG española resumió lo ocurrido en Polonia de esta manera: “los líderes mundiales llegaron a Katowice con la tarea de responder a los últimos datos de la ciencia climática, que ha dejado muy claro que solo tenemos 12 años para reducir las emisiones a la mitad y evitar un calentamiento global catastrófico. Se han logrado avances, pero lo que hemos visto en Polonia revela una falta de comprensión fundamental de la urgencia climática actual por parte de algunos países. El futuro de todos está en juego. Necesitamos que todos los países se comprometan a aumentar la ambición climática antes de 2020.”

FUENTES:
National Geographic

https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/2018/10/informe-ipcc-efectos-cambio-climatico-mas-graves

CMNUCC

https://unfccc.int/es/katowice

ELABORADO:

NAVIL AGRAMONT AKIYAMA